La parte sur de Alaior hasta Canessies

Del pueblo de Es Mercadal, el Archiduque destaca que es el punto más céntrico de todos los pueblos de Menorca y forma al mismo tiempo el punto de empalme entre la costa norte, Fornells, y la costa sur con el camino que va hacia Santa Galdana. Únicamente a esta circunstancia debe el pueblo su importancia. De todos modos, también se apresura a decir que las casas, casi todas ellas enjalbegadas, tienen en muchos casos un elegante aspecto. Y, que una de las cosas dignas de verse en Mercadal es el gran aujub situado cerca de la salida del pueblo en dirección a Ferrerías. La centralidad de Es Mercadal es hoy día su fortaleza ya que se ha convertido en lugar de parada. Viniendo de Alaior por el Camí d’en Kane bordearemos el pueblo por la carretera general que cruzaremos para ir al Centre Artesanal de Menorca, punto de partida de este recorrido y espacio vertebrador de la artesanía menorquina. Después de esta visita nos dirigiremos al el centro del pueblo y tomaremos la calle Carrer Nou hacia abajo donde encontraremos la quinta generación del conocido Ca’s Sucrer, una saga de grandes pasteleros que han hecho de los amargos, carquinyolis, tortades y brazos de gitano los productos estrella de la repostería menorquina. Es bien conocida su fama y tiempo atrás era costumbre que los vecinos de otras poblaciones parasen a comprar estos dulces de camino a su visita a Monte Toro. Seguimos bajando hacia la calle De Baix y en pocos metros encontramos identificados tres oficios de capital importancia en la vida rural menorquina. Justo en el puente D’Enmig se encuentra la antigua herrería de Carretero que el Ayuntamiento ha habilitado para su visita. Después, a mano derecha se inicia la calle Tramuntana donde hay un antiguo molino harinero que aún conserva su maquinaria y unas cuantas casas más adelante está el taller del maestro artesano arader Miquel Gomila. Volveremos unos cuantos pasos atrás para cruzar el callejón hacia la calle Doctor Llansó, a mano izquierda a 300 m está la floristería regentada por la artesana Mercè Gavaldà. Saldremos del pueblo con dirección Ciutadella pasando por un bonito paseo que nos conduce hacia el predio de Llinàritx y en el pequeño polígono industrial homónimo localizaremos a Miquel Portella, artesano encordador de sillas que trenza el característico taburete de enea.