Del sur del puerto hacia Cala en Porter

Llegados a Es Castell nos desviamos por el polígono en dirección a Trepucó para toparnos de frente con el taller del ceramista Antonio Vico, que nos recibirá con una exposición de su obra en un espacio tranquilo y acogedor. Seguimos el camino de Trepucó que nos conduce a Trebalúger y entramos en Sant Lluís por la calle de Ses Barraques. En la avenida de la Pau, a mano derecha, veremos el Molí de Dalt donde se expone material etnológico diverso, en la tercera travesía a la izquierda está el Camí Reial des Pou Nou que a la derecha se convierte en el Camí des Pou Nou. Una placa identifica Es Vinyot, donde encontraremos el taller de Remi Lora e Isaac Femenías, un dueto de ceramistas que sin abandonar la producción tradicional no dejan de investigar con otros materiales. Seguiremos adelante hasta el Camí de Ses Cases Velles para encontrar el taller de escultura y decoración Capitel. Para no liarnos, deshacemos el camino andado y volvemos atrás donde un buen camino une Sant Lluís con Sant Climent, así que partiendo de la plaza de la Pau vamos hacia Biniancolla, dejando Punta Prima a la izquierda, y pasamos por Binibèquer, Binissafúller, Cap d’en Font, Biniparratx y Es Canutells para llegar a Sant Climent y en la calle de Sant Jaume, el herrero Lluís Vinent tiene su taller con la fragua como testimonio del trabajo hecho al estilo tradicional. Con todo este rodeo podemos volver a nuestro punto de inicio, Maó, sin descuidarnos de visitar al más joven de los araders (aperador), Ovidi Pons, que tiene su taller en el camino de Torelló cerca de la Basílica des Fornàs de Torelló, y Toni Gomila, el escultor que está a medio camino entre Sant Climent y Maó.